INICIO

LENTA RECUPERACIÓN DE LA ACTIVIDAD

Poco a poco se va recuperando la actividad que la pandemia ha dejado reducida a cero estos meses de atrás. La progresiva vacunación irá permitiendo levantar restricciones. Algunas zonas ya programan ferias y eventos.

Una próxima cita será en septiembre en Jaén( La Feria de Maquinaria Agrícola será del 15 al 18 de septiembre de forma presencial) Y los mercadillos también se llenan de gente El Domingo 1 de Agosto Mercado Agrícola de Antigua logró un nuevo éxito en ventas de productos locales (fuerteventuradigital.net) ansiosa de volver a tener una normalidad.

Los miembros de la Asociación están preparando nuevas rutas y visitas, y se espera que el próximo año se pueda celebrar una nueva Asamblea, que han estado suspendidas en los dos últimos ejercicios.


LOS TRILLOS: PROLEGÓMENOS DE LA MECANIZACIÓN AGRARIA

La antigüedad de los trillos no resulta muy lejana, aunque los romanos ya tenían algo que se le parecía, pero su utilidad ha sido manifiesta. El trillo como lo conocemos ahora no es tan antiguo, si, ese de madera de pino que consta de un tablero grueso, hecho con varias tablas (normalmente cuatro), de forma rectangular, con la parte frontal algo más estrecha y curvada hacia arriba.

El grosor de los listones de los trillos es de unos cinco o seis centímetros. Unos estrechos junquillos tapan las juntas de los listones. Las tablas van sujetas por tres travesaños clavados con enormes clavos. La parte de abajo guarnecida de esquirlas cortantes ( piedras). Las medidas de los trillos variaban, pero, suelen tener hasta dos metros de largo, por metro y medio de ancho (aproximadamente). Había trillos más pequeños, hasta llegar a un metro de ancho por metro y medio de largo, más o menos. Más adelante se fabricaron trillos de dimensiones más grandes para la trilla con tractores. Un trillo grande podía llegar a tener hasta tres mil piedras incrustadas. Además había que seleccionarlas: las más pequeñas iban adelante, las medianas en el centro y las más grandes en los laterales y, sobre todo, en la parte trasera. Es necesario incrustar cada lasca sin dañar su filo, aunque era imposible no dejar alguna pequeña marca. Para ello se usa un martillo ligero o «piqueta» de cabeza cilíndrica y extremos planos, incluso algo cóncavos. La parte introducida en las ranuras es la más gruesa de la piedra. En la parte de arriba tenía un hierro saliente llamado « el pión» que servía para meter «el cambicio» (varal largo, grueso y curvado, de madera, que servía para unir el trillo al yugo de vacas, mulas o burros).Ante de comenzar la trilla había que preparar el trillo ya que las piedras cortantes que dispone por la parte de abajo, bien se desgastaban o bien se caían durante la trilla y había que reponerlas. Se podían comprar hechas en las ferias de la comarca, o se podían hacer con los abundantes «jeijos» o piedras blancas que hay por la contorna y colocárselas a base de martillazos sobre un madero en las ranuras de las piedras retiradas o haciendo unas nuevas (creo recordar que se les echaba agua para que creciese la madera y al cerrar aprisionase las piedras).Otra opción era esperar a que pasasen por nuestra comarca los famosos trilleros que solían llegar de Cantalejo (Segovia) ya que por estar en tierra de pinares, la madera era una fuente de riqueza para fabricar trillos, arados, etc.

En la mejor época de estos aperos, sé llegaron a fabricar 60.000 trillos al año en Cantalejo, dando al pueblo un carácter industrial. Pero no solo se conformaban con fabricarlos, sino que llegado el mes de Marzo, los trilleros salían de Cantalejo a otros puntos de la península a vender sus trillos. Los cantalejanos, al principio, salían con grandes carros cargados de trillos cribas, medidas de cereal (celemines, cuartales, cuartillas, fanegas…) y otros aperos para la trilla o la limpia, que iban vendiendo de pueblo en pueblo. También llevaban chinas de pedernal, herramienta y repuestos para empedrar y reparar trillos y aperos dañados. Más tarde, salían en trenes hasta determinadas estaciones y, después, iban en pequeños camiones. La venta se hacía justo al terminar los trillos, desde abril, y duraba hasta el mes de agosto cuando regresaban a su pueblo. Tenían hasta un habla propia «la gacería».

Por los años 40 un trillo valía entre 150 y 200 pesetas.En los últimos tiempos, ante la invasión de las cosechadoras se cotizan como pieza de museo.

Ahora los trillos, como los carros, descansan en museos etnográficos, chalets e incluso en muebles a modo de mesa cubiertos por un cristal y en algún pueblo como improvisada puerta de algún pajar o casa semiabandonada. Pero a los que lo hemos conocido, todavía nos siguen dando vueltas en la memoria.

OBITUARIO

Nuestro socio, Benedicto Martínez García, de Vitoria, ha fallecido este pasado 20 de junio de 2021 a los 73 años de edad. Desde esta página, que es el punto de reunión y representación de la Asociación, queremos dar nuestro más sentido pésame a toda la familia.

Bene profesó siempre una gran simpatía con los socios, demostró su debilidad por la maquinaria agrícola, y supo ganarse la amistad de todos los miembros de esta sociedad.

DEP

Benedicto Martínez García


NUESTROS SOCIOS- PEPE FERNÁNDEZ

El periódico La Nueva Crónica de León ha dedicado un reportaje a nuestro socio, Pepe Fernández, uno de los mayores coleccionistas de maquinaria agrícola antigua.

Conocido como Pepe Barreiros, ha sido uno de los impulsores de la recuperación de los viejos cacharros en la zona de Sahagún, donde lleva años dedicado a la reparación mecánica.

Ha participado en numerosas actividades de la Asociación, y en varias rutas ha conducido uno de sus viejos Barreiros.

En este enlace puede verse el reportaje

El coleccionista de tractores (lanuevacronica.com)


LAS ACTIVIDADES DE 2021, SUSPENDIDAS POR EL CORONAVIRUS

Como ya ocurriera el año pasado, la pandemia de Coronavirus ha llevado a suspender las actividades programadas para este año. Lamentamos que nuestra asociación no pueda desarrollar los encuentros y rutas que se venían desarrollando en ejercicios anteriores, y tengamos que seguir a la espera de la evolución de la enfermedad.

Deseamos a todos nuestros socios y colaboradores que se encuentren bien, y sorteen lo mejor posible este grave problema que se extiende por todo el mundo.

Para poder hacer más llevadero los confinamientos y el aislamiento físico que se nos impone (distinto según la región en la que se viva), tenemos esta página web en la que recordar los actos y encuentros que hemos desarrollado en los años pasados.




NUESTRA OPINIÓN:

El martes 28 de abril de 2020 entró en vigor el Real Decreto 448/2020, de 10 de marzo, sobre caracterización y registro de la maquinaria agrícola, prohibiendo la transferencia de tractores de más de 40 años sin estructura de protección contra el vuelco. La nueva baja por pase a vehículo de colección no permite la circulación de dichos vehículos. El Ministerio de Agricultura no da otra salida para la circulación con un vehículo de colección que no sea la homologación y catalogación como vehículo histórico.

Con motivo de la publicación del nuevo Real Decreto 448/2020 sobre las inscripciones en el ROMA han surgido muchas dudas en el mundo del coleccionismo de tractores antiguos. Con la publicación del nuevo RD se da la situación de que para poder comprar, cambiar de titularidad y poder circular legalmente con un tractor de más de 40 años sin estructura de protección contra el vuelco el vehículo se tenga que homologar y catalogar como vehículo histórico según el Real Decreto 1247/1995, de 14 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Vehículos Históricos. Esta situación es inédita en el mundo del coleccionismo de vehículos antiguos, ni automóviles, ni motocicletas, ni camiones ni autobuses están obligados a ello. ¿Es más seguro un SEAT 600, una BULTACO IMPALA, un BARREIROS SAETA 65, un PEGASO 6035/A que un EBRO SUPER 55 o que un LANZ BULLDOG 3850 para solicitar su obligatoria catalogación como vehículo histórico? La respuesta es clara, no y recordemos que son vehículos cuya velocidad máxima está entre los 20 y 30 km/h.

Nuestras asociaciones participaron activamente en el procedimiento de participación pública del RD 448/2020 proponiendo entre otras cosas, la baja por pase a tractor de servicios de colección, con tal de poder continuar circulando con nuestros tractores con el compromiso del usuario y anotación pertinente en la tarjeta ITV o permiso de circulación de no poder realizar labores productivas, evitando así la imposible catalogación como vehículo histórico. No recibimos respuesta alguna a nuestras peticiones. Con el nuevo RD publicado hemos visto que utilizaron parcialmente nuestra idea, pero únicamente con la finalidad de dejar el tractor como una estatua de decoración y no poder circular con él. Seamos sinceros, nadie adquiere un vehículo antiguo para no circular con él. Es una medida parcialmente satisfactoria que creemos que se debe desarrollar en que dicha baja permita un cambio a tractor de servicios (clasificación 63 del Reglamento General de Vehículos, Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre) con la anotación en la tarjeta ITV del tractor de “Vehículo no apto para realizar ningún trabajo o labor productiva” siempre que el nuevo propietario demuestre que es coleccionista y pertenece a alguna asociación o club de vehículos antiguos. Pudiendo así circular como cualquier otro vehículo y evitar la catalogación como vehículo histórico obligatoria. No queremos trabajar con nuestros tractores queremos poder circular y poder ser transferidos a otros coleccionistas.

La catalogación de un tractor como vehículo histórico implica un sobrecoste al coleccionismo de tractores antiguos de entre 900 y 1500 euros por tractor. Además dicha catalogación en la gran mayoría de los tractores es imposible llevarla a cabo ya que un tractor, como herramienta de trabajo que ha sido durante su vida útil, ha sufrido modificaciones para adaptarlo a los diferentes aperos y labores a realizar y todos incumplen el Artículo 1, punto 1, apartado c) del RD 1247/1995 donde dice: “c) Está en su estado original y no ha sido sometido a ningún cambio fundamental en cuanto a sus características técnicas o componentes principales, como el motor, los frenos, la dirección, la suspensión o la carrocería”. El coste y las dificultades hará que muchos aficionados dejen de recuperar vehículos y éstos acaben en el desguace con la consiguiente pérdida de patrimonio que ello supone.

Desde nuestras asociaciones vamos a colaborar en todo lo que sea posible tanto con el Ministerio de Agricultura, como con el Ministerio de Industria y con el Ministerio del Interior por evitar esta desigualdad entre vehículos y así evitar la destrucción del Patrimonio Industrial e Historia de la Mecanización Agraria de nuestro país.

 

tira3

Contacta con nosotros

Acerca de retromaquinaria

Web de la Asociación Española de la Maquinaria Agrícola Antigua
Esta entrada fue publicada en Retromaquinaria y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.